La Bronquitis
 

 
Infecciones de las Vias Respiratorias
Infecciones Respiratorias.
Infecciones Respiratorias Bajas
La Bronquitis
La Neumonia
Tuberculosis Infantil
El Asma
Otros Enlaces
La Bronquitis es una de las infecciones respiratorias más frecuentes del aparato respiratorio.

Algunos medicos la definien como una “enfermedad febril…” es decir una enfermedad turbulenta, ya que hay presencia de tos y estertores roncantes.

La bronquitis ocurre cuando el árbol traqueobronquial, es decir, los conductos de aire que van a los pulmones (bronquiolos), se inflaman y producen demasiado moco. Hay dos tipos básicos de Bronquitis:

- Bronquitis Crónica: es una tos que persiste por dos a tres meses cada año por al menos dos años, la cual produce mucosidad excesiva. La tos y la inflamación pueden ser causadas por infección, enfermedad o la exposición del niño al humo del tabaco u otra sustancia irritante en el aire. La bronquitis crónicas son también conocidos como Enfermedad Pulmonar Obstructivas Crónicas.

-Bronquitis Aguda: esta suele ser de corto plazo; es más común y es causada generalmente en el niño por una infección respiratoria y afecta inicialmente la nariz, los senos paranasales y la garganta y luego se propaga hacia los pulmones.

La bronquitis tambien es conocida con otros nombres como Bronquitis crónica, Enfisema y
OCFA y la mas comun Enfermedad Pulmonar Obstructiva Cronica

Causas de la Bronquitis.

Generalmente, las bronquitis son provocadas por agentes infecciosos como virus o bacterias. También pueden ser causadas por agentes fiscos o químicos, el polvo, los alergenos, los vapores fuertes y los vapores provenientes de productos químicos de limpieza y el humo del tabaco.
También puede aparecer luego del un resfrió común u otras infecciones en el tracto respiratorio alto. También puede presentarse en niños con sinusitis crónica, alergia y adenopatías.
Se ha comprobado que otra causa de bronquitis son los virus de la influenza, parainfluencia y sincitial.

Síntomas de la Bronquitis.

La bronquitis implica inflamación de la mucosa bronquial y, frecuentemente también de la mucosa traqueal, laringea y de los senos paranasales. Siendo así que existen varias aseveraciones asociadas a la misma.
Predominan las manifestaciones nasales con presencia de estornudos.
En la mayoría de los casos hay fiebre.
Estas manifestaciones se acompañan generalmente de tos la cual al principio se describe como seca y ronca y posteriormente productiva, la puede ser emetizante y produce dolor toráxico.
Hay falta de energía, es decir, se presenta debilidad y hay un sonido de sibilancia al respirar.
Sueño deficiente y escalofríos, aun que estos últimos son poco comunes.

Diagnostico

La EPOC puede ser diagnosticada por un médico de atención primaria, basado en los antecedentes médicos y personales del paciente y una exploración física. A menudo se necesitan además, para confirmar el diagnóstico, pruebas funcionales del pulmón y radiografías


Prevención de la Bronquitis.

Son muy sencillas las medidas que se pueden aplicar para evitar el contagio de la bronquitis, entre las medidas preventivas podemos mencionar:
Un buen lavado de manos luego de jugar afuera o con tierra, e incluso los juguetes del preescolar o cualquier amigo, constituye una de las mejores formas para evitar la exposición de virus o bacterias y otras infecciones respiratorias.
Debido a que se ha demostrado que los virus de la influenza son una causa significativa de la bronquitis, vacunarse contra esta enfermedad puede ayudar a prevenirla, también se debe vacunar al niño contra gripes y el neumococo.
Dado que la bronquitis se produce con mayor frecuencia durante el invierno, y tanto en climas húmedos como secos, pero con temperaturas considerablemente bajas, es aconsejable no exponer a los niños al frío, y sobre todo a los cambios bruscos de temperatura, hay que abrigarlos y, a poder ser, estar de forma no prolongada al contacto con el frió.
Asimismo, deben evitarse las aglomeraciones y los lugares cerrados donde la concurrencia sea numerosa, como, por ejemplo, cines, grandes almacenes, parques infantiles, restaurantes de comida rápida, entre otros, o donde el aire esté viciado, ya sea por los gases que pueden despedir las calefacciones o por el humo de tabaco.

Tratamiento

La EPOC no puede curarse, pero el manejo médico adecuado y unos hábitos de vida saludables pueden ayudar a aquellas personas con la enfermedad a gozar de una mejor calidad de vida, aumentar la tolerancia a la actividad física habitual y reducir las perspectivas de complicaciones.

1. Medicación

-Broncodilatadores : Mediante la relajación y el ensanchamiento de los bronquios, estos medicamentos permiten que se introduzca más oxígeno en los pulmones. Hay broncodilatadores en jarabes, en comprimidos o en aerosol.

-Vacunas. Dado que algunas enfermedades comunes, relativamente leves en otros pacientes, pueden presentar graves riesgos para la salud en los pacientes con EPOC, suele recomendarse en estos pacientes una vacuna antigripal (administrada en octubre o noviembre antes del comienzo de la estación de la gripe) y una vacuna contra la neumonía (una inyección de una sola vez).

-Antibióticos: Pueden ser necesarios para tratar una infección respiratoria aguda y, en algunos casos, para ayudar a prevenir una infección bacteriana.

2. Ejercicio

Un programa de ejercicio moderado --siempre bajo supervisión médica-- puede ayudar a los pacientes con EPOC a que lleven vidas más activas. La forma física no puede mejorar la función de los pulmones, pero puede aumentar la tolerancia de una persona al esfuerzo, al permitir al corazón y otros músculos utilizar el oxígeno disponible de forma más eficiente. A veces puede ser necesario algún medicamento broncodilatador antes de una sesión de ejercicio.

Son muy importantes los ejercicios de respiración para aumentar la fuerza y la resistencia de los músculos que controlan la inspiración y la espiración, así como ciertas técnicas para ayudar a despejar los pulmones de secreciones mucosas.

3. Nutrición e hidratación

Los hábitos nutricionales adecuados desempeñan una función importante en la forma física y la resistencia a la infección.

Los pacientes con EPOC que experimentan disnea al comer, pueden tolerar mejor comidas más pequeñas y más frecuentes. Pueden estar indicados ciertos suplementos nutricionales si su médico sospecha que no están satisfaciéndose las necesidades nutricionales de un paciente.

Es fundamental para todo paciente con EPOC permanecer bien hidratado(a), bebiendo al menos ocho vasos de agua u de otros líquidos al día, lo que ayudará a mantener una expectoración más floja y fluída, y por lo tanto una tos más eficaz.

4.Otras medidas

No fumar NUNCA. Evitar áreas cerradas donde están fumando otras personas.
Evitar el contacto con personas que sufren resfriados o gripe.
Al primer signo de una infección respiratoria, contactar con el médico.
Respirar siempre por la nariz, como manera de introducir en los pulmones aire más caliente. En pleno invierno, use una bufanda sobre la boca y la nariz.
En días de especial polución atmosférica, debido al ozono alto u otros contaminantes, permanezca dentro de casa con las ventanas cerradas.
Evite respirar polvo, gases del automóvil, pintura, aerosoles, etc.
Emplee un humidificador si el aire en su hogar es muy seco.

En el futuro, nuevas terapias médicas --ahora bajo investigación-- puede que mejoren la calidad de vida de las personas que desarrollan la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

Es evidente, sin embargo, que la mejor manera de prevenir esta enfermedad tan incapacitante es crear un mundo libre de humo.

Imagen
Imagen